POR ESTAS RAZONES LA FAMILIA DE TU PAREJA NO ES TU FAMILIA.

Es común desear una buena relación con la familia de tu pareja, a veces sintiendo que son parte de tu propio núcleo. Sin embargo, es vital comprender que la familia de tu pareja no será tu familia directa.

Tu verdadera familia se construirá con tu esposo y futuros hijos. Establecer límites claros entre la familia de tu pareja y la tuya es esencial. Reconocer que, aunque valoras y respetas a la familia de tu pareja, la conexión principal se encuentra en la familia que construyes con tu cónyuge.

Establecer esta distinción fortalece tus relaciones personales y te permite mantener una perspectiva clara en tu propio núcleo familiar.

A continuación, te contamos más detalles…

Por estas razones debes saber que la familia de tu pareja NO es tu familia.

Quizás lo que te vamos a contar parezca muy cruel, pero debes tener siempre en cuenta que la familia de tu pareja o novio es prestada o temporal, ya que en ese núcleo familiar eres una tercera persona que en muchos casos puedes no ser bienvenido/a. Es por ello que te recomendamos que tengas más diplomacia a la hora de tratar o compartir con la familia de tu pareja.

 

En caso de que solo seas una novia, es muy importante que tengas en cuenta que tus nuevos suegros, nuevas cuñadas o nuevos cuñados te van sonreír y hasta te van a tratar de una manera muy especial, pero déjanos contarte que ese tipo de gestos lo pueden hacer con otras chicas. Lo que buscamos es abrirte los ojos, ya que la familia de tu pareja también se puede prestar para ocultar muchas de sus infidelidades.

Por otra parte, no todo es color de rosa, ya que en muchos casos la familia de tu pareja te puede ver como una mala influencia, o peor aún, te puede dar uno de los peores tratos de tu vida solo por no simpatizar con ellos. Además, cada núcleo familiar es un mundo que puede ocultar secretos, de los cuales les da miedo que otras personas se enteren.

Tal como lo dijimos en líneas anteriores, tu única familia es la que formas con tu esposo y con tus hijos, con la familia de tu pareja solo compartirás los vínculos legales que tengas con tu pareja, de lo contrario, ese núcleo familiar seguramente hablará mal de ti; y eso no es todo, en caso de que finalices la relación con tu pareja, la familia de ésta murmuraran sin ningún tipo de contemplación, pero esto no solo sucede si finalizas una relación, también la familia de tu pareja puede murmurar aun estando dentro de la relación.

Con este post no buscamos que te alejes de la familia de tu pareja, ni mucho menos que la alejes de su núcleo familiar, lo que buscamos es abrirte los ojos y decirte que la familia de tu pareja NO es tu familia.

La relación con la familia de tu pareja, aunque importante, no debe confundirse con tu núcleo familiar. Aunque la conexión emocional pueda ser significativa, es esencial comprender que esta familia nunca será la tuya directa. Tu verdadera familia se forma con tu cónyuge y, eventualmente, con tus hijos.

Las interacciones con la familia de tu pareja son temporales y prestadas, ya que puedes no ser completamente bienvenido/a en ese núcleo. En ocasiones, gestos amables pueden no reflejar exclusividad. Además, diferencias y secretos familiares pueden surgir, afectando la percepción de ti. Recuerda, tu familia real se construye con tu esposo e hijos; más allá de los lazos legales, las opiniones de la familia de tu pareja sobre ti son subjetivas.